Silvia Monper


3 comentarios

Diario de una bruja en su luna

Estoy a punto de abrazar mi luna roja;
roja de sangre ,
llena de luna.
Noto en mi su esplendor,a punto de soltar,de morir de nuevo,de no engendrar hijos o de engendrarlos de otras maneras:hijos creativos que impacientes e impulsivos se abortan a si mismos.
Me duelen y me huelen a petroleo,
su líquido espeso y maloliente empapa mis proyectos rancios,
gastados como el papel,
rayados como el disco de los 80,
gris como Joaquín Sabina…

Melancolía en las muelas,
desidia en los dientes,
anorexia en las uñas.
No hay fuerzas pa ganarme el pan con el sudor de mi frente.
No hay pasión en mi colchón sin muelles del Ikea.
No sé si tengo remedio,
Sé que tienes remedios…

Por eso bajamos las mujeres a la cueva y encendemos el fuego del caldero,
por eso y pa mucho más.

Tenemos la magia dentro,
muy al fondo a la izquierda,
y no necesitamos volar como Peter Pan porque dentro de nosotras se halla el universo entero.

Diario de una bruja en su luna.
28 Septiembre 2015
SMP